Oro no asignado

El oro no asignado es el que un banco u otra empresa vende como oro nocional o hipotético. El oro es una obligación con el cliente en su balance. Es lo mismo que las "cuentas" de oro y sus titulares son acreedores sin garantía.

La figura del oro no asignado nace de la diferencia legal entre los términos bajo los que los bancos se ocupan de los valores de sus clientes. El oro no asignado es normalmente un depósito, que se convierte en la propiedad del banco y cuya obligación es con el cliente como depositante. El estilo de acuerdo alternativo, conocido como asignado, obliga al banco a mantener el oro como propiedad legal del cliente, bajo un contrato de custodia.

Según la ley, un liquidador devuelve la propiedad de cada cliente si un banco quiebra. Pero cuando el activo es, por ejemplo, oro no asignado (no de la propiedad del cliente), no lo podrán devolver. En su lugar, el cliente se sumaría al conjunto de acreedores sin garantías a la espera de ver cuánto dinero puede reunir el liquidador tras la venta de todos los activos del banco y cuánto puede devolver a cada uno.

Por ley, en un proceso de liquidación, no se le puede dar preferencia a ningún acreedor. Por eso es tan importante ser propietario legal del oro y no un acreedor del banco.


© BullionVault Ltd - Comprar oro y plata en Internet a precios en tiempo real.