Noticias Oro

Demanda de oro en Año Nuevo chino: ¿superior a la prevista?

El Año Nuevo chino marca la temporada alta de compra de oro por parte de los ciudadanos del país asiático.

A días del Nuevo Año Lunar (19 de febrero), ya no hay existencias de las monedas de oro oficiales del "Año de la Cabra" acuñadas por el Banco Popular Chino (PBC) y se está expandiendo la noticia de que se están vendiendo falsificaciones bañadas en oro a los incautos compradores de mayor edad.

El tipo de comprador durante este periodo del año, a pesar de ser considerado como una figura cómica por su frenetismo, tambiñen se ha convertido en una figura clave para los analistas en su intento por seguir la demanda de oro en la segunda mayor economía del mundo. Al fin y al cabo, la demanda de oro de los ciudadanos chinos es igual a una onza de cada cinco vendidas en todo el mundo en los ultimos cinco años.

En ese tiempo se ha abierto el debate sobre si este tipo de demanda afecta a los precios del oro y, si lo hace, en qué medida.

Aunque las exportaciones de metal en China están prohibidas, la producción minera de oro del país ha sido la primera del mundo desde 2007 y ha alcanzado un nuevo récord en 2014. También es una de las naciones que más oro importa, con la reciente novedad de que las importaciones en el último trimestre del pasado año empezaron a ir directamente a Shanghái, además de seguir pasando a través del puerto habitual de entrada en Hong Kong.

En conjunto, este suministro minero y de importación fue dos tercios más grande que la demanda minorista declarada el pasado año. Esta diferencia podría ser explicada por la demanda de bancos chinos o fondos de inversión que compran y custodian el oro. El banco central de Pekín no ha informado al mundo sobre cuánto oro tiene desde 2009, cuando anunció un salto del 75% y se coló entre los seis bancos centrales con más metal amarillo entre sus reservas.

Pero no es la primera vez que los analistas occidentales han visto tal diferencia entre la oferta visible de oro y la demanda declarada. Quitándole importancia a si la información declarada es fidedigna y dejando de lado que la demanda minorista solo igualó un 60% de la oferta en 2014, el hecho a tener en cuenta es que la enorme demanda de oro de China se produce en respuesta a los movimientos de precio, pero no los fija.

Demanda de oro China

Precios del oro y la demanda minorista china

En los últimos 15 años, la demanda privada de china no ha mostrado conexión alguna con los precios medios globales. Los datos plasmados en el gráfico muestran incluso una correlación negativa en series de cuatro cuatrimestres entre cambios anuales en precios y el tamaño de la demanda privada de oro (lingotes, monedas y joyería) por parte de China. La conexión es negativa en más ocasiones, con la demanda moviéndose inversamente a los precios.

En concreto, fijémonos en los últimos dos años. En 2013, la demanda de China de lingotes de oro, monedas y joyería experimentó un incremento de más del 60% en peso hasta un nuevo récord histórico. Aun así, los precios cayeron ese año un 30% contra el yuan, así como contra el dólar, el euro y la libra. En 2014 la demanda minorista de China retrocedió enormemente, borrando casi por completo los avances del año anterior, según los datos a disposición de los analistas. En contraste, los preciso del oro se mantuvieron relativamente estables en términos dólar y lograron subir contra el yuan y otras divisas extranjeras.

Lo que nos muestran estos datos es que siguen primando en China los buscadores de gangas, los que aprovechan los precios bajos para realizar más compras del tan venerado metal. Tanto sus ciudadanos, como sus inversores e incluso el banco central compran el metal con mayor fervor cuando los precios bajan. Lo contrario ocurre en occidente, donde los gestores de capital, cuyas decisiones claramente han movido los precios del oro en los últimos años, están vendiendo desde que la crisis financiera alcanzó su pico en 2011-2012.

Si la crisis demuestra no haberse ido o si nuevos problemas desestabilizan el sistema global, un giro en el sentimiento occidental se encontrará con una gran merma de sus reservas de oro, un metal que tradicionalmente se ha utilizado como una protección o un seguro financiero.

Pekín sigue manteniendo actualmente la prohibición sobre las exportaciones de lingotes de oro. Porque considera que el oro es un metal política y financieramente importante, para comprarlo y guardarlo para el largo plazo.

Lo mismo piensan sus ciudadanos, especialmente si pueden comprar oro a precios más bajos...

*Artículo traducido y editado por María Vengut

Adrian Ash es el responsable de análisis e investigación de BullionVault, empresa líder de inversión en oro y plata en Internet. Escribe frecuentemente en otras publicaciones económicas, incluyendo la revista Forbes o MoneyWeek. El conocimiento de Adrian sobre el mercado del oro, le ha convertido en un especialista al que la BBC, el Financial Times, The Economist, CNBC, Bloomberg y muchas otras publicaciones inglesas e internacionales recurren habitualmente.                                                                                                                                                                                 

Ver otros artículos de Adrian Ash

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión