Noticias Oro

Multa a Barclays por manipular precio del oro, ¿peligra el Fix de Londres?

El Fix de Londres fue manipulado, al menos en una ocasión, por un trader que quiso una mayor bonificación a expensas de un cliente.

Así lo ha difundido la prensa en los últimos días. Pero, ¿cuáles son los hechos? Según el comunicado oficial del regulador financiero en el Reino Unido, la Financial Conduct Authority (FCA), se ha multado a Barclays por falta de control. Se le permitió a un trader senior, ajeno al Fixing, introducir órdenes falsas que el Fix tomó como de clientes reales para empujar el precio de referencia a la baja el 28 de junio de 2012.

Sorprendentemente, esta sentencia se hizo pública un día después de que Barclays fuera multado con 290 millones de libras por permitir repetidamente intentos por amañar la tasa interbancaria Libor.

Al final, el Fix funcionó de manera correcta ese día. Porque el precio final reflejó órdenes de compra y de venta, tal y como detalla el  informe de la FCA, Solo que incluyeron órdenes de venta de un director de Barclays, que estaba realizando operaciones de forma activa contra uno de sus propios clientes, con el objetivo de frenar la subida del precio, para que el cliente no ganara una gran apuesta sobre el precio sobrepasando cierto nivel, de tal manera que el trader pudiera agenciarse un gran bonus para él.

El cliente se olió que algo no iba bien y formuló una reclamación de inmediato. El trader, cuyo nombre es Daniel Hames Plunkett, mintió desde el principio. Primero al Fix y, luego, tanto a sus superiores, como a los reguladores. Nunca obtuvo el cuantioso bonus y dejó Barclays poco tiempo después. Al cliente se le pagó su parte. Plunkett ha sido obligado a pagar una multa de 95.600 libras y se le ha prohibido volver a trabajar en el campo de las finanzas en el Reino Unido.

¿Qué más se puede decir aparte de "adiós, muy buenas"? Un estafador intentará cualquier artimaña en su propio beneficio en cualquier juego o sistema. Los responsables bancarios deberían imponer revisiones y controles para asegurarse de que esos estafadores que han contratado no consiguen quebrantar las normas. Los reguladores tienen que comprobar que esos controles se realizan. Ninguno de los implicados sale de este entuerto libre de culpa. Barclays, el que menos.

"Barclays ha infringido el Principio 3 [de las normas del regulador en el Reino Unido] al no logar el cuidado necesario para organizar y controlar sus asuntos de forma responsable y efectiva, con los sistemas adecuados de gestión de riesgo...

"[El banco] también ha infringido el Principio 8... [y necesita] gestionar de manera adecuada ciertos conflictos de interés entre sí y sus clientes".

Nada en el informe dice que el Fix está roto. El comportamiento individual o los fallos en la cultura empresarial no minan su valor o validez como proceso. El Fix de Londres lleva produciéndose más de 100 años y el informe completo del FCA dice que desde este incidente, Barclays ha establecido los controles y la supervisión necesaria para evitar de nuevo tal situación.

Tampoco las noticias del viernes restan importancia al beneficio de este singular punto de profunda liquidez que se produce paralelamente a la cotización continua de precio del oro al contado. Aun así, tal y como muchos manifestaron en el Foro de Metales Preciosos organizado por Bloomberg la pasada semana, se avecinan cambios en el Fix. Empezando por el fin del Fix de la plata el 14 de agosto, a no ser que el mercado encuentre nuevos miembros.

Eso afectaría a los contratos de larga duración de todo el mundo. Porque el Fix, que para el oro funcionó como debía funcionar el 28 de junio de 2012, se utiliza para fijar el precio en muchas transacciones comerciales, industriales y de inversión. Algunos compañeros y conocidos de la profesión que estaban en el Foro el viernes dijeron que se enfrentan a un gran desastre si no se produce una resolución en las próximas once semanas.

Lo que se saca de  la historia de Plunkett es que la percepción errónea del Fix como mecanismo roto ha ganado adeptos por culpa de un trader fraudulento. Pero, citando la decisión de la FCA:

"El Fix del oro es un importante mecanismo de fijación de precio que proporciona a los usuarios del mercado la posibilidad de comprar y vender oro a un precio único cotizado".

Así que, al parecer, los reguladores del Reino Unido apoyan el Fix. Ahora el mercado necesita trabajar (y ya está en ello) para resolver dudas más generales sobre cómo funciona el proceso. Y los bancos necesitan asegurarse de que sus traders ponen primero a los clientes antes que a sus bonificaciones. Eso se aplica a todos los mercados y a todos los activos. Ni el oro, ni el fix del oro son la causa de la multa de Barclays. Igual que no lo es la exclusión de Plunkett de las finanzas.

Haga click en la imagen para leer el informe completo de la FCA sobre Barclays y el Fix del oro:

Barclays multado por Fix del oro por la FCA

Adrian Ash es el responsable de análisis e investigación de BullionVault, empresa líder de inversión en oro y plata en Internet. Escribe frecuentemente en otras publicaciones económicas, incluyendo la revista Forbes o MoneyWeek. El conocimiento de Adrian sobre el mercado del oro, le ha convertido en un especialista al que la BBC, el Financial Times, The Economist, CNBC, Bloomberg y muchas otras publicaciones inglesas e internacionales recurren habitualmente.                                                                                                                                                                                 

Ver otros artículos de Adrian Ash

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión