Noticias Oro

Por qué comprar oro

Tras observar el desempeño del precio del oro este año, cada vez más comentaristas se suman a decir que el oro no tiene valor como inversión...
 
Artículo de Miguel Pérez-Santalla en colaboración con Adrian Ash
 
¿Por qué el oro?  A los seres humanos les encanta debatir pero, tristemente, a veces se pasan de la raya  y el debate se vuelven argumentativo. Eso es lo que está pasando ahora mismo con el debate sobre la inversión en oro.
 
Se han escrito varios artículos especializados, el más reciente en el Wall Street Journal, diciendo que se debería eliminar el oro como parte de valor en cualquier cartera de inversión. ¿Por qué? Principalmente por el bajo precio del metal este año.
 
Contra esa idea, muchos bloggers e inversores privados se preguntan por qué ha caído el precio del orocuando en realidad no tendría que haber sido así. Debe de haber alguna conspiración que empuja los precios a la baja cuando se sigue imprimiendo dinero y la economía a nivel mundial sigue débil, lo que debería estar apuntando a precios más altos del oro. Pero eso sigue poniendo al desempeño del oro en el centro de todos los debates sobre si el oro debería o no ser parte de tu cartera, debate que se está olvidando de los puntos clave sobre por qué el oro tiene un valor único como activo de inversión.
 
Nos gustaría repasar algunos de los argumentos habituales que se ofrecen actualmente acerca de los inconvenientes de incluir el oro en la estrategia de inversión.
 
#1. El oro no da dividendos ni genera intereses
Cuando compras una commodity directamente, no puedes depositarla en un banco o empresa de inversión para generar intereses. Si lo que uno busca es obtener ese tipo de rentabilidades, la compra física y directa de oro no le satisfará. Pero eso es solo parte de la historia.
 
Lo que proporciona el oro es una rentabilidad en forma de seguridad para el inversor, ese tipo de seguridad que alguien busca en un seguro. Es la única forma física de seguro que existe para contrarrestar las inversiones en bonos y acciones y que es también un activo líquido y fácil de comerciar. El oro también está no-correlacionado con esos mercados más "mainstream" (populares). En el sentido de que su precio se mueve de manera independiente hacia dónde otros precios de inversión se dirigen. Así que el objetivo para la mayoría de inversores que apuestan por el oro es el de tener una red de seguridad para sus otros activos. Este metal ha conservado su valor durante miles de años y lo seguirá haciendo.
 
#2. El oro solo vale lo que el siguiente inversor esté dispuesto a pagar por él
Este alegato es débil desde el principio. No hay acciones, bonos, commodities o cualquier otro bien que valgan más de lo que la siguiente persona pagará por ellos. Dicho esto, el oro tiene algo que los demás no tienen. El oro es 100% transparente.
 
¿Por qué? Porque el oro, al contrario que otras inversiones es solamente una cosa, una commodity pura y rara que requiere muy poco espacio de almacenamiento albergando un gran valor. Esta materia prima ha actuado como dinero muchos años a lo largo de la historia. De hecho, después de la Segunda Guerra Mundial, el acuerdo de Bretton Woods utilizó el oro para obtener estabilidad y salud en los mercados de divisas mundiales, una vez más.
 
Si esa historia del uso por parte del ser humano del oro no le da valor intrínseco al oro, ¿por qué cederle el título a cualquier otro activo? La gente tenía los ahorros de toda una vida en acciones de Lehman Brothers. Otros habían invertido en acciones hipotecarias o tenían bonos argentinos eran inversores de Bernard L. Madoff Investment Securities LLC.
 
Aunque los datos cuentan una historia, no siempre dicen toda la verdad. Las acciones y bonos, aunque gozan de mucha información, no son nunca 100% transparentes. Es similar al fichaje de un jugador de fútbol. Puedes tener sus estadísticas y puedes ponerlo en el mejor lugar y en el mejor equipo de la liga. Pero aun así, su desempeño puede ser débil, debido a una lesión que se desconocía, un problema con el campo o a infinidad de razones. Lo mismo ocurre con las acciones y los bonos. Aunque tengamos las estadísticas, nunca sabemos si va a haber un problema que provoque el fallo de estos instrumentos.
 
#3. El oro no es una buena cobertura para las acciones ni para la inflación
Cualquiera que eche la vista atrás hacia los '80 y los '90 y concluya que el oro es una pobre cobertura contra la inflación, está perdiéndose algo. No se necesitaba una cobertura contra la inflación cuando el dinero en el banco "pagaba" más del 5% por encima de la tasa de inflación cada año, tal y como lo hizo de media para los inversores estadounidenses e ingleses durante los últimos veinte años del siglo XX.
 
¿Pero por qué el oro no es una buena cobertura para las inversiones en bolsa? La comparación habitual es normalmente hacia la bolsa estadounidense en general, o hacia el Dow Jones Industrial Average. Pero esta medida no es correcta. Porque los índices cambian frecuentemente. Las empresas se eliminan del índice si su rentabilidad baja o si quiebran. Si este tipo de acciones se mantuvieran, ¿cómo habrían cambiado los índices y sus medias? El mercado de valores de 1989 no tenía las mismas empresas que el de 1996, 2000 o 2013.
 
En contraste, el oro de 1989 era el mismo oro de 1996, 2013 e incluso el de 2000 a.c. El oro no cambia y su abastecimiento no puede ser expandido (o reducido) a voluntad. Por eso, funciona tan bien como una forma de intercambio y transferencia de valor. Mantiene su valor gracias a su forma inmutable permanente. La historia ha demostrado una y otra vez que de todos los activos, en una situación catastrófica, solo el oro mantendría su valor.

Puedes perder al poseer oro si compras a un determinado precio y acabas vendiendo a uno más bajo. Pero esto ocurre de igual manera en cualquier otro mercado. Así que no tiene ningún sentido poner esto como ejemplo de que el oro no vale. Todos los activos, incluido el oro, tienen que ser considerados como partes de la estrategia del inversor y no como piezas independientes del gran puzle dentro de la cartera.

#4. El oro es un artículo relacionado con la fe, no una inversión racional
 
Algunos denigran el oro a una reliquia del pasado en términos de su importancia económica. Uno de los detractores actuales más populares es el economista estadounidense Nouriel Roubini, que como ya lo hizo Keynes en los '30, implora que el "oro es una reliquia barbárica". Pero otros van más allá al decir que la decisión de poseer oro de inversión es antisocial, al argumentar que ya no hay necesidad de el oro como forma de intercambio ni como refugio de valor. Los gobiernos y los bancos centrales han acabado con cualquier necesidad monetaria del oro, relegando su valor a su uso en la joyería y en la electrónica.
 
Además, otros analistas predican que el oro es una inversión basada en la fe y lo comparan con una especie de religión. Sin duda, hay muchas inversiones en oro basadas en la fe y de manera escandalosa, lo que da la impresión que los inversores son excéntricos y extremos. Pero esto podría también decirse de la defensa del dólar estadounidense. La divisa, al fin y al cabo, es solo un trozo de papel que tiene el uso que el gobierno le ha atribuido. Si prendes fuego a un billete de un dólar se convertirá en cenizas que se llevará el viento. Sin embargo, si prendes fuego al oro, a la temperatura correcta, conseguirás un metal líquido que no solo es útil para el arte sino también para la electrónica y la industria tecnológica.
 
"Puede que algún día seamos una gran nación comercial y próspera", escribió el primer presidente de los Estados Unidos George Washington en relación al papel moneda en una carta escrita a Jabez Bowen (Rhode Island, 9 de enero de 1787). "Pero si en la búsqueda de los medios nos tropezamos con papel moneda no financiado o un fraude similar, deberemos terminar con el crédito desde el principio."
 
"El papel moneda opera invariablemente en el cuerpo de la política igual que un licor en el cuerpo humano. Se nutre de los signos vitales y termina destrozándolos".
 
Es difícil para aquellos en el poder luchar contra esta verdad, respaldada por toda la historia económica. Y se vuelve más ridículo a medida que los gobiernos juntan oro en grandes cantidades. El sistema bancario central actual, que ya tiene más de 100 años, puede que dé forma a esta percepción. Aun así, en la última década, los bancos centrales han sido importantes compradores del metal amarillo. Los gobiernos occidentales, en conjunto, han dejado de vender oro.

¿Por qué? El caos económico crea desconfianza entre gobiernos y bancos centrales, llevando a aquellos en el poder a buscar alternativas para fortalecer su posición con otras partes. La posición que buscan los bancos centrales para fortalecer su balance general y asegurar su lugar en la economía global es el oro. Estados Unidos elevó su supremacía global al mismo tiempo que aumentaba sus reservas de oro. Ahora, con una economía de mercado y con potencial para convertirse en la siguiente economía global, China también está construyendo sus reservas de oro desde el banco central. Es evidente que el oro tiene un valor muy profundo y muy humano, atribuido por la historia y por las fuerzas del poder actuales.

Sin embargo, valor no es lo mismo que precio. Y es por eso que la inversión en oro sigue siendo un gran misterio para muchos. 

 

Miguel Pérez-Santalla fue Vicepresidente de BullionVault América desde 2012 a 2014. Participa frecuentemente en debates y eventos económicos ya que sus treinta años de experiencia lo han convertido en un experto del sector de los metales preciosos. Su trayectoria profesional ha estado siempre vinculada a este mercado: ha trabajado en empresas de compraventa de metales y en refinerías como Heraeus, entre otras.

Ver todos los artículos de Miguel Pérez-Santalla

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión