Noticias Oro

Bajistas del oro equivocados a mediados de 2014

El oro no era el activo favorito de los analistas en Año Nuevo de 2014. Había perdido en torno a un 30% en 2013 y se enfrentaba al esperado tapering de la Fed (recortes del programa de QE que supuestamente harían que los bonos de renta fija cayeran, empujando los tipos de interés al alza) además de confiar en que las bolsas mundiales seguirían subiendo. ¿Quién necesitaba entonces la reliquia barbárica?

Sin embargo, pasado la mitad de 2014, el precio del oro ha experimentado un rally recuperándose de un tercio de las pérdidas casi récord del oro y superando los rendimientos de otros principales activos. ¿Por qué? Según Nic Brown, jefe de commodities del banco francés Natixis, el mercado "tiene la impresión de que la Fed está detrás de la curva y que está permitiendo las presiones inflacionarias para entrar sigilosamente en el sistema". Pero la mayoría de los analistas todavía pronostican nuevas pérdidas en los precios del oro para la segunda parte de 2014 y, siguen apuntando a la política de la Fed y a la subida de las bolsas como la razón principal para vender.

Los analistas del banco ABN Amro fueron muy claros la semana pasada. Esperan que la subida del 11% del oro de la primera mitad del año sea "temporal" porque se acercan las subidas de tipos de la Fed mientras la previsión para las bolsas sigue siendo "positiva". Tal manera de pensar tiene mucho sentido basándonos en la experiencia de 2013. La anticipación del tapering empujó los precios de los bonos a la baja el año pasado y los tipos de interés del mercado subieron. El S&P500 se revalorizó un 32%. Un porcentaje mayor de lo que cayeron los precios del oro.

La lógica también podría hacernos ver una relación de compensación entre el oro y la subida de rentabilidades de otros activos. Porque el metal no paga intereses. Las acciones y otras inversiones que pagan intereses sí que existen para aumentar tu dinero. Así que unos precios del oro altos, deberían caer cuando las bolsas caen y también cuando los mercados esperan mayores tipos de interés. Eso, al menos, es lo que piensan los analistas.

El consenso y la lógica están medio equivocados. Desde 1969, los precios del oro y los tipos de interés de la Fed se han movido en direcciones opuestas un 47% del tiempo (en periodos de 12 meses seguidos). Esa proporción crece hasta el 54% si se ajustan, tanto el oro, como los tipos, a la inflación. Pero esta relación está lejos de ser lo suficientemente fuerte como para poder realizar ciertas predicciones. En lo que respecta a las bolsas, el oro también se ha movido en dirección opuesta a la bolsa estadounidense en torno a un 48% en todos los periodos de 12 meses desde 1969.

La correlación a doce meses de los precios del oro con el S&P500 durante los últimos 45 años es de media cero. Se trata de la no correlación más perfecta que un inversor en acciones que quiere diversificar su capital podría desear.

Para conseguir ese cero de largo plazo, los precios del oro se columpian de una correlación muy positiva a una correlación muy negativa con la bolsa estadounidense, tal y como muestra el gráfico. Los quince meses previos a julio de 2014, conforman el periodo más largo de correlación negativa en 11 años y sugieren que un periodo de co-movimiento está por venir.
 
Pero con el oro y las bolsas subiendo en junio, varios analistas han dicho que se trata de una "combinación inusual", que "normalmente no dura demasiado". Sin embargo, durante el largo mercado alcista del oro que comenzó en 2001, el metal subió cuando las acciones cayeron y subió de nuevo cuando estas subieron. Así que, una vez más, las estadísticas difieren. 
 
El oro, es denominado habitualmente un "activo narrativo" (una opción de inversión construida en base a historias y sentimiento puesto que carece de una rentabilidad en la que basar cualquier análisis de valor). Así que asumamos que tanto los precios de las acciones y las expectativas de tipos de interés sí que suben en la segunda parte de 2014. ¿Cómo afectará al oro? En el periodo más reciente en el que subieron los tipos de la Fed al mismo tiempo que la bolsa, no augura un buen futuro a los bajistas.
 
 
Desde la primavera de 2004 hasta el verano de 2006 y empezando con lo que por aquel entonces eran "tipos de emergencia" mínimos históricos de 1,0%, la Fed los subió 17 veces muy poco a poco (en incrementos de 25 puntos base). El S&P500 incrementó un 13% pero el oro se revalorizó contra el dólar casi un 60% (un 48% con los precios ajustados a la inflación estadounidense). Todo esto ocurrió cuando los tipos de interés, también después de la inflación, subieron tres puntos porcentuales para situarse en zona positiva por primera vez desde mediados de 2002.

Una posible explicación es que el gran capital que empuja a los precios del oro al alza no tiende a hacer decisiones basadas en tipos del día anterior. En lugar de eso, analiza las rentabilidades a largo plazo, especialmente la de los bonos a diez años del Tesoro estadounidense. El presidente de la Fed hace diez años, Alan Greenspan, experimentó cómo el ciclo de endurecimiento del banco central se convertía en un enigma en el mercado de bonos, porque las rentabilidades a largo plazo no consiguieron subir conjuntamente. De hecho, las rentabilidades reales a diez años cayeron entre mediados de 2004 y mediados de 2006, siendo negativas por un breve periodo de tiempo por primera vez desde 1980.  

Ahora, en 2014, las rentabilidades de los bonos han vuelto a caer en lo que va de año, a pesar del tapering de sus compras de activos de flexibilización cuantitativa. Tanto el oro como las bolsas han subido con los precios de los bonos. Está previsto que los tipos a corto plazo empiecen su próximo ciclo de subidas desde mínimos históricos y, el actual "tipo de emergencia" también ha estado en vigor durante más tiempo que el mínimo del 1,0% de Greenspan, exactamente seis años cuando termine 2014.

No hace falta que recordemos cómo la economía estadounidense reaccionó ante la "normalización" hace una década. Con dinero al 0% y QE desde 2009, ¿puede el mercado volver a tipos positivos reales el año que viene? Al mercado del oro le parece que no.
 
*Artículo traducido y editado por María Vengut

 

Adrian Ash es el responsable de análisis e investigación de BullionVault, empresa líder de inversión en oro y plata en Internet. Escribe frecuentemente en otras publicaciones económicas, incluyendo la revista Forbes o MoneyWeek. El conocimiento de Adrian sobre el mercado del oro, le ha convertido en un especialista al que la BBC, el Financial Times, The Economist, CNBC, Bloomberg y muchas otras publicaciones inglesas e internacionales recurren habitualmente.                                                                                                                                                                                 

Ver otros artículos de Adrian Ash

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión