Noticias Oro

1999: La gran venta de oro del Reino Unido

El 7 de mayo de 2019 se cumplieron 20 años desde que el gobierno del Reino Unido anunciara el programa que consistiría en la venta de 401 de las 715 toneladas de reservas de oro nacionales.

Tras ignorar los consejos de los especialistas y desafiar la resistencia del Banco de Inglaterra, el programa vendió cerca de la mitad de las reservas nacionales de oro  entre los años 1999 y 2002, cuando el metal amarillo cotizaba en torno a los 275$ por onza.

Para finales de éste período, el oro había logrado alcanzar las 997$ por onza, un 262% por encima del precio de venta.

Al día de hoy, el metal amarillo cotiza a 1275$, 367% por encima del precio de venta en el programa de Gordon Brown.

La mayoría de los inversores cometen errores en privado, y solo sus propios ahorros ven las consecuencias. Sin embargo, la venta de oro por parte de Gordon Brown no fue solo su peor error en durante su mandato,  sino que se trató de la peor decisión de inversión de los tiempos modernos en el mundo del oro.

 

 

El anuncio del Tesoro se produjo una tranquila tarde de viernes en mayo de 1999, no solo cuando el oro había alcanzado su precio más bajo en dos décadas, sino que fue un conductor para disminuir el precio del metal un 10% más para el mes de julio, puesto que sacudió el mercado del oro.

Lo que ahora es una decisión extremadamente insensata y costosa, la venta de oro por parte del Partido Laborista Británico entre 1999 y 2002 pareció muy racional en ese momento. Lo que quedaba del Patrón Oro había sido abandonado por los Estados Unidos tres décadas atrás, y el euro hacía su aparición, unificando los países de Europa continental en un gran proyecto político y una divisa completamente nueva. Cambios en los sistemas monetarios siempre  hacen que los activos que respaldaban el antiguo régimen parezcan irrelevantes. Quizás Gordon Brown debería haber estudiado el momento en el que Alemania decidió deshacerse de sus reservas de plata y comenzar a utilizar el Patrón Oro hacia principios de 1870, intentando acumular metal amarillo antes que cualquier otro país.

En medio del sólido crecimiento y de récords máximos en los mercados de valores que se experimentaron a mediados de 1990, otros gobiernos occidentales decidieron reducir sus reservas de oro provenientes del Patrón Oro. El Tesoro británico no vió ninguna ventaja en ser el último el vender.  El propio Brown presionaba al Fondo Monetario Internacional para que vendiera sus reservas de oro, e instó al FMI a usar ese dinero para cancelar la deuda del Tercer Mundo para el nuevo milenio.

La decisión del Partido Laborista Británico fue tan drástica que otras naciones occidentales se reunieron inmediatamente y llevaron a cabo un acuerdo público para limitar el total de ventas del sector por los 5 años siguientes. Esta claridad, más la promesa de no prestar más oro, provocó un fuerte aumento en los precios y estableció un piso por debajo del piso de Gordon Brown. Aunque el acuerdo se ha renovado tres veces desde entonces, las ventas por parte de los bancos centrales han prácticamente cesado.

La venta de metal amarillo por parte del Reino Unido entre 1999 y 2002 ofrece tres lecciones para los inversores privados de hoy:

  1. Lo que parece racional no es siempre lo más sabio

Hacia finales del siglo XX, muchos pensaron que el oro se convertiría en un bien obsoleto debido al ingenio y progreso de la raza humana. Los inversores fueron cegados por las OPV de DotCom, y casi todos los bancos centrales occidentales – fuera de los EE.UU., Alemania, Italia y Francia) – eran grandes vendedores. Pero fuera del primer mundo, el interés por el oro se mantuvo intacto, y las crisis financieras de la era victoriana estaban a la vuelta de la esquina, gracias a la histórica arrogancia de los responsables políticos.

Mire más allá de sus fuentes inmediatas de noticias e información, en lugar de asumir que lo que está sucediendo ahora continuará.

  1. La cantidad de reservas de oro que su país posea no tiene peso en la estabilidad financiera o la divisa

Otras políticas, como las relacionadas a los déficits fiscales y las tasas de interés, son más importantes que la cantidad de reservas de oro que un país tiene. En la década siguiente a la decisión de Brown, la libra esterlina registró máximos de 35 años en el mercado de divisas, y cotizó a 2,00 $. La rápida acumulación de metal amarillo por parte de Rusia – cuyas reservas al momento son las quintas más grandes del mundo – no ha logrado detener la caída del rublo a mínimos históricos. Otro caso es el de Venezuela, que se ha convertido en una economía perdida a pesar de tener más del 60% de sus reservas de divisas en oro.

  1. Venda su oro cuando otros mercados corran riesgo, no cuando el metal se encuentre barato

Los gobiernos se enfrentan un problema al utilizar sus reservas de oro para contrarrestar una crisis, porque elegir vender la última reserva de valor cuando las cosas se ven mal indicaría que la crisis es definitiva, y por lo tanto, empeoraría. Sin tales restricciones políticas, los inversores privados pueden reequilibrar sus activos cuando el precio del oro aumente y cuando otras inversiones parezcan baratas.

Si bien el pasado no promete repetirse en el futuro, el oro ha demostrado repetidamente ser un valioso contrapeso cuando otros activos financieros caen. En todos los períodos de cinco años desde 1968, el oro ha aumentado el 96% de las veces que el índice FTSE All Shares ha indicado bajas.

Pero, como preguntó el New York Times tres días antes de que Gordon Brown anunciara la venta de oro en 1999, ¿quién necesita oro cuando tienes banqueros centrales a cargo de las políticas monetarias? ¿Verdad?  

 

Adrian Ash es el responsable de análisis e investigación de BullionVault, empresa líder de inversión en oro y plata en Internet. Escribe frecuentemente en otras publicaciones económicas, incluyendo la revista Forbes o MoneyWeek. El conocimiento de Adrian sobre el mercado del oro, le ha convertido en un especialista al que la BBC, el Financial Times, The Economist, CNBC, Bloomberg y muchas otras publicaciones inglesas e internacionales recurren habitualmente.                                                                                                                                                                                 

Ver otros artículos de Adrian Ash

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión