Noticias Oro

Centenario de la desaparición del patrón oro

Otro aniversario que celebrar,100 años después de que a punto de comenzar la Primera Guerra Mundial se aniquilara el patrón oro. Hoy, el sistema monetario mundial está nuevamente en riesgo de desaparecer.

Esta semana marca además los 70 años desde que se decidió un sustituto del patrón oro después de que terminara la Segunda Guerra Mundial. Pero ese sistema de sombras de oro invisible y papel demasiado visible, no murió cuando el sistema de intercambio de dólar perdió su vinculación con el oro. El presidente estadounidense Richard Nixon "cerró la ventana al oro" en la Fed de Nueva York en agosto de 1971.

Imaginemos que la compensación de fondos deja de funcionar (o de ser fiable por motivos políticos o de incumplimiento crediticio). El comercio se cortará (como pasó en la crisis post Lehman de 2008), o encontrará otros sistemas que utilizar. Los fatalistas apocalípticos dirán que el comercio libre apolítico se dirige a sitios como Silk Road.

Pero volvamos a 1914. ¿Qué pasó para que el corazón financiero mundial en Londres dejara de latir? El asesinato del no muy querido Archiduque Franz Ferdinand y su mujer el 28 de junio de 1914 a manos de un estudiante bosnio. Aproximadamente un mes después, Austria presentó al Ministro de Finanzas serbio un ultimatum. Los mercados financieros entraron en pánico a la mañana siguiente. Habían sido lentos en procesar lo que podía pasar, según explica el historiador Niall Ferguson en sus notas sobre el mercado de bonos. Pero tras esto, los banqueros de Londres, que eran acreedores de la mitad de las transacciones comerciales del mundo, de repente encontraron que sus deudores eran incapaces de pagar.
 
Los mercados cerraron el siguiente lunes y el martes, cuando grandes acciones como la del gigante de cobre Rio Tinto había caído un 25%, la bolsa de Londres cesó su actividad por primera vez desde 1801.
 
El 31 de julio (miércoles), los bancos comerciales en Inglaterra dejaron de pagar con oro a las largas colas de ahorradores que ansiaban poder sacar sus depósitos. Así que se desplazaron hasta el Banco de Inglaterra para intercambiar billetes de 5 £ por Soberanos (monedas de oro), liquidando 6 millones de libras por oro en tres días. Para frenar el flujo de salida, se decidió alargar el día festivo desde el sábado 1 de agosto hasta el día 7 de agosto. Para ese entonces, Gran Bretaña ya había declarado la guerra a Alemania (el martes, día 4 de agosto).

El patrón oro nunca se recuperaría, ya que había sido construido en el imperio británico y bajo el dominio financiero de Londres. Sin embargo, el rol de Londres como punto de compensación para el oro prevalece. Pero la guerra total necesitaba un gasto gubernamental ilimitado y, por tanto, los fundamentos de libre comercio (y de límite al metal) del patrón oro no podían aplicarse durante más tiempo. Los envíos privados de oro fueron sustituidos por transferencias de gobierno a gobierno dentro del Banco de Inglaterra, el Banco de Pagos Internacionales y la Fed de Nueva York, antes de que los buques de guerra franceses llevaran el metal a París y los jets Aeroflot rusos cambiaron el oro del Kremlin por trigo. Y mientras tanto las libras esterlinas se pudrían como medio de intercambio mundial... Lo que nos vuelve a traer al dólar y al presente.

 
Según se leía en el Financial Times hace unas semanas, ningún banco internacional "puede operar sin acceso a los mercados de dinero de Estados Unidos". Y con el acceso restringido actual debido a las "peligrosas acciones punitivas y multas impuestas sobre bancos que utilizan el sistema internacional de compensación del dólar, lo que implica que el mundo está encontrando maneras de seguir adelante sin el dólar", dice el columnista de FT John Dizard.
 
Bienvenido sea el Patrón Oro neoclásico...
 
*Artículo traducido y editado por María Vengut

Adrian Ash es el responsable de análisis e investigación de BullionVault, empresa líder de inversión en oro y plata en Internet. Escribe frecuentemente en otras publicaciones económicas, incluyendo la revista Forbes o MoneyWeek. El conocimiento de Adrian sobre el mercado del oro, le ha convertido en un especialista al que la BBC, el Financial Times, The Economist, CNBC, Bloomberg y muchas otras publicaciones inglesas e internacionales recurren habitualmente.                                                                                                                                                                                 

Ver otros artículos de Adrian Ash

Nota: Todos los artículos aquí publicados tienen la función de informar y educar. El lector es la única persona con poder para decidir dónde invertir su dinero y toda responsabilidad y riesgo al hacerlo recae sobre él. La información aquí detallada puede pertenecer a hechos y acontecimientos pasados y, por lo tanto, necesite una actualización o verificación por parte del cliente. Consulte las Condiciones Generales de Noticias Oro.

 

Síguenos

Facebook  TwitterYoutube

 

Noticias de inversión